Cómo renunciar a un empleo

Cómo enfrentar una renuncia

¿Has tenido uno de esos ataques en los que piensas que no quieres volver al trabajo nunca más? ¿Te han tratado mal o estás cansado de hacer algo que no te gusta? Al menos alguna vez todo trabajador toma la decisión de renunciar y retirarse de su empleo. Pero antes de cumplir con tu deseo, te daremos unos simples consejos para que hagas lo correcto ante esta situación.

Antes de renunciar evalúa tu decisión

Nunca dejes el trabajo inmediatamente después de una discusión. Piensa bien si se trata sólo de un incidente o si realmente el ambiente laboral es insostenible para ti.

Ve a casa y evalúa las ventajas y desventajas de dejar de trabajar en ese lugar. Analiza la cercanía, la remuneración, los beneficios, los compañeros, el horario y las posibilidades de crecimiento. Haz una lista para determinar si las cosas malas tienen mayor peso sobre las buenas.

Si tienes otra oferta de trabajo, haz la misma lista anterior. Analiza los pros de cada una y dale una puntuación, al final suma y mira los resultados. Ejemplo: Si para ti la cercanía es importante, dale cuatro puntos al trabajo A y cero al B; si el empleo B paga más y para ti es menos importante, dale 3 y 2 al otro, porque tampoco paga mucho menos.

En el caso de que sea posible pasar una jornada en el nuevo empleo, atrévete a probar por un sólo día. Así podrás saber cómo será trabajar en esa nueva empresa. Recuerda que si renuncias será muy difícil volver.

Una vez evaluados todos los escenarios descritos, toma tu decisión final. Si aún así quieres renunciar a tu empleo, haz todo lo posible para irte por la puerta grande.

Cómo renunciar a un empleo en buenos términos

La primera persona con la que debes conversar antes de renunciar es con tu jefe. No esparzas chismes ni comentarios en los pasillos que lleguen a los oídos de los superiores antes que de tu propia boca.

Vete en buenos términos. Ármate de valor y siéntate a hablar, no dejes sólo una carta de renuncia y hasta luego. Dales las gracias por la oportunidad que se te brindó y explica verbalmente las razones de tu partida. Cuidado con decir que no aguantas como te tratan, comenta que tienes otra oferta que se adapta mejor a tus necesidades.

Cuando escribas la carta de renuncia, no des mayores explicaciones, sobre todo si quieres una carta de recomendación. Allí, nombra a uno o dos superiores que hayan sido importantes para ti, agradece nuevamente el tiempo que se te ofreció y anota que quisieras dejar las puertas abiertas de la empresa para un futuro.

En caso de que puedas, ofrece un tiempo de pre-aviso. Eso le dará alivio a tu empleador para buscar a otra persona y no dejar tu puesto sin nadie. Quizás tengas que entrenar al nuevo trabajador, así que adelántate y ofrécete para eso. Tu jefe lo agradecerá.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo renunciar a un empleo, te sugerimos que visites nuestra sección Trabajo.

Esta nota te fue útil?

263 valoraciones. El 84% dice que es útil.