Cómo Tener Disciplina

La importancia de tener disciplina

La disciplina es una de las características de conducta más provechosa que podemos lograr. Decimos "lograr" porque, aunque hay quienes nacen con el privilegio de la disciplina, lo cierto es que la gran mayoría de nosotros debemos crearla, formarla y practicarla hasta convertirla en un hábito natural.

La importancia de la disciplina es, por decirlo de algún modo, que nos permite llevar una mejor vida. Ni más ni menos. La disciplina evita que cometamos errores imprudentes o impulsivos, nos ayuda a seguir nuestras actividades y lograr metas, nos deja una existencia más ordenada y efectiviza prácticamente todas nuestras acciones.

Cuando vivimos de manera impulsiva y desordenada, es muy probable que desaprovechemos las oportunidades. No notamos lo que nos rodea y no podemos aprovechar al máximo nuestro potencial, pues estamos derivando nuestra atención y energías en un sinfín de elementos de lo más diversos. Así, tener disciplina nos permite enfocarnos y atender mejor a los asuntos que en verdad merecen nuestra atención.

Técnicas para ser más disciplinado

  • Para ser más disciplinado debes, primero, proponértelo, y lograr la motivación necesaria. Esta motivación puede ser tener el objetivo de aprovechar las oportunidades, de lograr las metas propuestas, o lo que sea que te motive como para tener las energías dedicadas.
  • Ya encontrada la motivación y determinadas las ganas de ser más disciplinado, debes comenzar a ejercitarte. Por ejemplo, proponte practicar una actividad que te guste una vez por día. Si te gusta caminar, proponte la meta de dar unas vueltas a la manzana una vez por día, y procura cumplirlo a rajatabla. Cuando ya hayas incorporado este hábito, proponte una nueva meta, digamos, solucionar un crucigrama o una sopa de letras cada almuerzo. No importa la actividad, sino el hecho de que te asignes un objetivo y lo cumplas.
  • En poco tiempo podrás llevar una agenda de actividades. Primero debes proponerte algo y luego escribir los pasos que debes dar, en orden y con prolijidad. Analiza tu agenda cada mañana (este también será un buen ejercicio de disciplina), y verifica qué actividades debes cumplir en el día, para llegar a la meta en tiempo y forma. Así, el hábito se hará natural, y estarás fomentando tu disciplina cada día más.

Para ser disciplinado no hay que dejarse vencer

Finalmente, algo muy importante: no dejes que tu motivación se desvanezca en el camino. Esto significa que, si por algún motivo o causa de fuerza mayor, un día no logras cumplir con tus actividades, no abandones la carrera antes de tiempo, y sigue realizándolas al día siguiente. No dejar caer los brazos y avanzar en tu recorrida es lo que te permitirá ser más disciplinado, y ejercitar tu autodisciplina en muy poco tiempo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Tener Disciplina, te sugerimos que visites nuestra sección Trabajo.

Esta nota te fue útil?

274 valoraciones. El 91% dice que es útil.