Cómo manejar la Caja Chica de una Empresa

Por qué es importante tener una caja chica

En todas las empresas, tanto del estado como privadas, debe existir una caja chica para así controlar los gastos menores del día a día que se deben pagar en efectivo, al igual que todos aquellos pagos que deben hacerse por medio de cheques o transferencia bancaria.

La caja chica es importante, ya que en toda empresa siempre habrá compras de montos pequeños que necesitan ser contabilizados, controlados y así tomarlos en cuenta a la hora de la declaración de impuestos fiscales. Recordemos que este tipo de gastos son aceptados por el fisco, y pueden salir de las cuentas de la empresa en lugar de cuentas personales.

Para manejar una caja chica, debemos tomar en cuenta cuáles son los tipos de gastos que se incluyen. Entre ellos están compra de material de oficina, reparaciones menores, combustible, peajes, parqueos, tarifas de transporte público, entre otros. Tengamos siempre presente que la caja chica es para salir de apuros diarios y no para gastos por montos que sobrepasen el límite establecido.

Ventajas y cuidados de la caja chica

Crear una caja chica tiene sus ventajas, como por ejemplo, una mayor facilidad de llevar la cuenta de gastos menores en los libros contables; estos gastos tienen valor y respaldan la contabilidad de la empresa ante el fisco. También facilita archivar gastos agrupados de modo de no tener que especificar cada uno de ellos, y sobre todo, se tiene un mejor control de todas las compras de montos que están por debajo de los gastos generales.

Es importante tener presente que debemos ser bastante ordenados, y sobre todo, honestos, ya que la caja chica a pesar de que maneja montos pequeños, sigue siendo un dinero que no nos pertenece y debemos ser cuidadosos a la hora de manejarlos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo manejar la Caja Chica de una Empresa, te sugerimos que visites nuestra sección Trabajo.

Esta nota te fue útil?

198 valoraciones. El 85% dice que es útil.